3 oct. 2009

EL MAESTRO MA YUELIANG


El Maestro Ma Yueliang – el sobrino del reputado fundador del Estilo Wu, Wu Jianquan – nació a principios de siglo y vivió hasta hace poco en Shangai. Tenía probablemente el mayor y más completo conocimiento del sistema de Taiji Wu, exceptuando a su fundador. Le conocí por primera vez en 1991, acompañándole unos días antes de su regreso a China. Él había estado visitando familia en diversos países de todo el mundo. Nos ofreció una demostración en nuestra escuela en agradecimiento por la hospitalidad recibida. Lo más interesante fue la Forma Rápida. Completó la primera mitad y luego se sentó. Aparentemente, eso era lo máximo que había mostrado nunca. Después de permanecer pensativo unos minutos, se levantó y la completó, por primera vez en público. Estaba de un buen humor evidente. De natural poco hablador, finalmente el Maestro Ma y yo establecimos una buena relación, sobre todo cuando me di cuenta de que él entendía el inglés mucho mejor que el traductor que estábamos usando inicialmente. Me explicó que había sido profesor de biología en la Universidad de Shangai antes de la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de los profesores eran de EUA y algunas de las clases eran en inglés. Otra cosa interesante que descubrí es que era muy buen amigo del Gran Maestro Cheng Man-Ching, y que se veían cada día y “practicaban el ajedrez Chino” juntos durante tres años. Que dos de los mayores exponentes del Taiji en el mundo se las arreglaran para verse diariamente y solo jugaran al ajedrez, me resulta difícil de imaginar. El Maestro Ma fue lo bastante generoso para hacer algo de empuje libre conmigo, y encontré que su domino estaba en el reino del Yi o Mente Profunda. A pesar de haber hecho de este aspecto del Taiji mi especialidad, no tuve ninguna oportunidad de coger a este “hombre mayor” de 93 años con 80 años de experiencia. Le pregunté cuál era mi debilidad, y una de las que mencionó fue que mantenía los brazos demasiado cerca de mi cuerpo, dando al oponente mayores opciones de atacar. Más tarde, le mostré un vídeo del Maestro Ma a mi profesor el Maestro Huang, y su primer comentario fue que el Maestro Ma mantenía sus brazos demasiado lejos. De esto se deduce obviamente que ambos métodos pueden funcionar. Personalmente pienso que es mejor practicar cerca – cuando un error no sea grave – y hacerlo largo en circunstancias peligrosas. El Maestro Ma expresó su deseo de vivir en Nueva Zelanda, donde tendría libertad para enseñar su Trabajo Espiritual Interno. A día de hoy, después de décadas de restricción, tiene libertad para enseñar Taiji pero, cercano al final de sus días, esta ya no es su necesidad. Se dice que tanto él como su mujer pueden ver claramente el campo energético de una persona y, según el estado de éste campo, decidir si le enseñan o no. Una noche, mientras estábamos todos sentados en un restaurante y él recordaba el tiempo pasado en China, yo, que había estado muy ocupado todo el día, decidí recoger un poco de energía de mi fuente habitual. Sin nada que lo manifestara exteriormente, y mientras los demás hablaban y escuchaban, empecé. La Maestra Wu Chien CHuan–hija de Wu Jianquan y mujer del Maestro Ma- inmediatamente susurró algo a su marido, quién se interesó por ello. Mi mandarín era lo suficientemente bueno como para saber que ambos podían ver los efectos de lo que estaba haciendo, y esto fue suficiente para convencerme de que las historias sobre su sensibilidad energética eran ciertas, aunque en realidad nunca había dudado de ello. Volví a China a finales de 1994 para presentar mis respetos al Maestro Ma y hacerle algunas preguntas sobre los aspectos más profundos de la práctica. Lo encontré con muy Buena salud, a pesar de sus 95 años. Su mente estaba excepcionalmente alerta y cogía la esencia de mis preguntas a la primera, para seguidamente pasarse varias horas explicando y mostrando las ideas implicadas. Seguía viviendo con su mujer, de 91 años, en la casa familiar de Wu Jianquan y en un momento dado señaló un tablero de ajedrez muy Viejo detrás de su silla, donde Cheng Man-Ching y él mismo habían jugado hacía 60 años. Aunque yo pertenecía a un estilo completamente diferente, era completamente abierto con sus enseñanzas. Esto reafirma mi creencia de que si después de14 o 15 años de práctica una persona todavía está preocupada por los estilos, significa que se han salido hacia caminos erróneos para su aprendizaje. Sé con certeza que algunos de sus seguidores sentían que me estaba enseñando demasiado libremente e intentaron evitarlo, pero alguien como el Maestro Ma hace lo que él considera apropiado.  

Extraído de la web de Tiziano Grandi; http://www.menteprofonda.it/Espanol/articulos.htm