5 jun. 2007

El arte de la neutralización Introducción al empuje de manos del Tai Chi Chuan estilo Wu.

Martin Bödicker
El estilo Wu de Tai Chi Chuan es famoso por la sutileza y la efectividad de su empuje de manos. Sus claves: un trabajo sólido con la forma lenta, conocerse a uno mismo, y dominar la neutralización. En este trabajo el autor, alumno de Ma Jiangbao desde hace más de veinte años, introduce los principios teóricos y describe las primeras fases del aprendizaje de este refinado estilo de tuishou.

En la época de la dinastía Qing la práctica de las artes marciales era muy popular. Entonces los ricos aprendían en círculos privados e invitaban a sus casas a grandes maestros como Yang Luchan, fundador del Tai Chi Chuan estilo Yang, para que les enseñaran. Yang Luchan se hizo tan famoso que más tarde llegaría a dar clases en la corte del emperador. Se dice que un día éste le preguntó a cuál de sus alumnos recomendaría. Yang Luchan dijo: "Hay tres que sobresalen entre los demás, pero Quan You es el mejor utilizando la suavidad para neutralizar los ataques". Quan You (1834 –1902) pertenecía a una familia de la aristocracia manchú afamada por su destreza en las artes marciales, y supervisaba el entrenamiento en artes marciales de los oficiales de los cuarteles imperiales. Se puede decir que él fue quien aportó el dominio de la neutralización al estilo Wu de Tai Chi Chuan.
Su hijo Wu Jianquan (1870 – 1942) aprendió el arte de su padre y asumió la responsabilidad de difundirlo. Después de que el emperador Puyi abdicase, el nombre de Wu Jianquan llegó a los oídos del presidente Li Yuan Hong y fue nombrado instructor militar y asesor en artes marciales del Onceavo Cuerpo de Guardaespaldas del Presidente.
En 1912, en la primera etapa de la República de China, Xu Yusheng fundó la Sociedad de Investigación para la Educación Física en Pekín e invitó a Yang Shaohou, Yang Chengfu y Wu Jianquan a enseñar Tai Chi Chuan. Es a partir de entonces cuando el Tai Chi Chuan se enseña por primera vez al público en general, lo que constituye un punto de inflexión en la historia de este arte. Fue en aquella época cuando Wu Jianquan diseñó la forma lenta y consolidó su propio estilo. Su hija, Wu Yinghua (1907-1996), contrajo matrimonio con uno de sus alumnos más brillantes, Ma Yueliang (1901-1998), y ambos continuaron con la difusión del Tai Chi Chuan estilo Wu por toda China. En 1986 su hijo Ma Jiangbao vino a Europa a enseñar este estilo en su nombre.

La forma como base
La forma lenta del estilo Wu hace hincapié en las habilidades básicas de agilidad, suavidad, equilibrio central (zhongding) y calma en el movimiento. Todos estos puntos son también de primordial importancia para el empuje de manos. Además la forma lenta enseña cómo conocerse a uno mismo, como está escrito en El arte de la guerra de Sunzi:

“El que conoce a los demás y a sí mismo,
ni en cien batallas correrá peligro.
El que no conoce a los demás, pero se conoce a sí mismo,
ganará una batalla y perderá otra.
El que no conoce a los demás ni se conoce a sí mismo
perderá todas las batallas”.

La misma idea aparece en el capítulo 33 del Dao De Jing de Lao Zi:

“El que conoce a los demás es sabio.
El que se conoce a sí mismo es un iluminado.
El que vence a los demás es fuerte.
El que se vence a sí mismo es poderoso”.

Sin la base de la forma lenta y ese “conocimiento de uno mismo” es imposible alcanzar un nivel elevado en empuje de manos, igual que una sola viga de madera no puede sostener una casa, ni una sola mano puede aplaudir.

El empuje de manos como aplicación
En la actualidad, el principiante de Tai Chi Chuan suele empezar por aprender la forma lenta. De hecho, las formas lentas son las que han hecho famoso el Tai Chi Chuan en todo el mundo. Pero la forma lenta es solo una parte del Tai Chi Chuan, la base (ti). Cuando hay un buen conocimiento de la forma lenta se pueden aprender las aplicaciones (yong). En el Tai Chi Chuan estilo Wu el instrumento para aprender las aplicaciones de la forma lenta es el empuje de manos (tuishou). Empuje de manos significa conocer a tu oponente, seguir el camino de la quietud y el movimiento y utilizar los sutiles cambios entre lleno y vacío. De esta manera podemos evitar la fuerza principal de nuestro adversario y atacar a sus puntos débiles. Para ello tenemos que enfrentarnos al oponente con calma. La Canción del empuje de manos (Dashouge) nos dice: " Si él no se mueve, no me muevo. Si él comienza a moverse, yo me muevo antes”.

Vencer la dureza con la suavidad
En el empuje de manos la cualidad más importante es adaptarse y ajustarse a las condiciones cambiantes del contrario. De esta forma es posible vencer la dureza con la suavidad. No se debe utilizar fuerza contra fuerza. Tratar de utilizar la fuerza bruta está en contradicción con los principios del Tai Chi Chuan. Por ello no se debe dejar que la intención de atacar entre en la mente. Vencer la dureza con la suavidad es de hecho la esencia del Tai Chi Chuan, como se dice en los Clásicos del Tai Chi Chuan (Taijiquan Jing): "El Tai Chi nace del Wu Chi. Este es el origen del movimiento y la quietud y la madre del yin y el yang. En el movimiento se separan, en la quietud se unen. No hay exceso ni insuficiencia. El doblar conduce al extender. Si el otro es duro, yo soy suave: esto es lo que se llama acompañar”.

Retirarse para avanzar
Tradicionalmente en el empuje de manos del Tai Chi Chuan estilo Wu se da gran importancia al poder de neutralizar (huajin). Esta habilidad se alcanza en tres pasos:

1) El poder de sentir (tingjin)
En el primer paso tenemos que centrarnos totalmente en trabajar el poder de la sensibilidad, también llamado "escucha". Para este fin debemos enfrentarnos al ataque con calma y ser capaces de acompañar los movimientos del contrario sin resistirnos ni perder el contacto. El cuerpo tiene que estar relajado y ligero. De esta manera podemos descubrir la dirección de las fuerzas del ataque y los puntos llenos y vacíos del contrincante. No sólo se debe sentir con las manos, sino con la totalidad del cuerpo.

2) El poder de comprender (dongjin)
Si aprendemos a obtener información del adversario, poco a poco empezaremos a percibir una imagen completa. Este es el segundo paso. Se desarrolla de forma natural después de un largo tiempo de entrenamiento y es lo que llamamos "poder de comprender". Los Clásicos del Tai Chi Chuan dicen: "Acompañar es adherirse. Yin no se separa de yang. Yang no se separa de yin. Yin y yang se complementan mutuamente. Este es el camino del poder de comprender”.

3) El poder de neutralizar (huajin)
Cuando comprendemos las acciones del compañero podemos empezar a utilizar el poder de la neutralización, que es el tercer paso. Así pues, empezamos retirándonos para avanzar. Porque al retirarnos neutralizamos la fuerza entrante, pero al mismo tiempo estamos preparados para aplicar una de las ocho técnicas de mano, que son parte de los trece movimientos básicos del Tai Chi Chuan. El efecto resultante de esta combinación se explica en la Canción de los trece movimientos (Shisanshi gejue): “En la quietud encontramos movimiento, en el movimiento encontramos quietud. Actuando conforme a los movimientos del oponente la transformación parece ser milagrosa“.

Los 13 movimientos básicos del Tai Chi Chuan
En chino los trece movimientos básicos del Tai Chi Chuan se llaman Shisanshi. Shisan es el número trece, y el segundo shi significa "movimiento básico". Pero en Tai Chi Chuan shi tiene además un significado más profundo que viene del pensamiento estratégico chino, el de “ventaja estratégica” o “poder”, y a menudo se explica con la imagen del agua, por ejemplo en el Sunzi: “La velocidad del agua que cae desde una cascada puede llegar a mover las piedras que haya en ésta y eso se debe a su propia ventaja estratégica (shi)”. Sunzi quiere decir que el poder del agua no es inherente a ella, sino que procede de la altura desde donde cae. Esta altura es la ventaja estratégica y da al agua su poder. Pero shi no es únicamente una ventaja estratégica, es manejar las circunstancias para crear esa ventaja estratégica en lugar de recurrir a la fuerza bruta.
Este es también el concepto de shi que encontramos en los trece movimientos básicos y que se explican en el Tratado del Tai Chi Chuan (Taijiquan lun): “Avanzando o retrocediendo podemos conseguir la oportunidad y la ventaja estratégica. De lo contrario el cuerpo estará desorganizado y confuso”. Así pues, los trece movimientos básicos son mucho más que trece técnicas, son una serie de conceptos estratégicos sumamente sofisticados.

A fin de ordenar los trece movimientos básicos, estos se subdividen en ocho técnicas de mano o bamen, literalmente "ocho puertas", y cinco pasos o wubu. Las técnicas de mano son peng, lü, ji, an, cai, lie, zhou y kao(1), y se corresponden con los ocho trigramas (bagua). Peng, lü, ji, y an pertenecen a los trigramas qian, kun, kan y li y representan los cuatro lados. Cai, lie, zhou y kao pertenecen a los trigramas xun, zhen, dui y gen y representan las cuatro diagonales.
Los cinco pasos son jinbu (avanzar), tuibu (retroceder), zuogu (mirar a la izquierda), youpan (mirar a la derecha) y zhongding (equilibrio central), y se corresponden con las cinco fases (wuxing): metal, madera, agua, fuego y tierra. Mediante la combinación de las técnicas de mano con los diferentes pasos, podemos lograr una enorme variedad de movimientos.

Lü: el poder de desviar
En la enseñanza del Tai Chi Chuan estilo Wu, Ma Jiangbao sigue la idea de buscar la neutralización con suavidad. Por tanto, la primera de las ocho técnicas de mano que se aprende es lü, el poder de desviar. ¿Pero como podemos entender que es lü?
El carácter chino que representa lü, como ocurre con otros términos técnicos del Tai Chi Chuan, no es un carácter estándar, no se encuentra en los diccionarios normales(NOTA 2), y su traducción exacta es difícil. Los textos chinos a menudo utilizan para explicar lü las palabras yin o yindao, que significan “dirigir”, “guiar” o “desviar”. En la Canción secreta de los ocho métodos (Baja mijue) se describe de esta forma:

“¿Cómo explicar el significado de lü?
Dirigir al otro (yindao) y dejar que avance,
siguiendo su fuerza.
Ligero y sutil, sin perder el contacto ni resistir.
Su fuerza disminuirá naturalmente en el vacío.
La proyección o el ataque siguen con naturalidad.
Mantén tu centro.
Esto no podrá ser utilizado por el otro”.

Ma Yueliang explica así el concepto: “Lü es una fuerza abierta. Si el otro ataca, este es el momento de captar su dirección a través de peng. Entonces le guiamos, sin que él lo note, para que continúe su avance. Asi podemos desviar el ataque hacia la derecha o hacia la izquierda. La fuerza y la velocidad del acto de desviar dependerá de la fuerza y la velocidad del ataque. Debemos esperar hasta que la fuerza del otro empiece a desvanecerse, y en ese momento empezará el contraataque. Desde el punto de vista mecánico, lü funciona como un eje que gira hacia la derecha o hacia la izquierda".
Ma Jiangbao cita la explicación de lü que se recoge en la Canción del empuje de manos (Dashouge): "Desvia (yin) el ataque hacia el vacío”. Un buen lü debe dar al atacante la sensación de caer al vacío. Ma Hailong, el hijo mayor de Wu Yinghua y Ma Yueliang, nos dice: “Lü es desviar la fuerza. Tiene un efecto circular, sigue la fuerza del movimiento controlándolo. Al aplicar lü debemos mantener el centro”.
Lü es por lo tanto una técnica que conduce la fuerza de ataque a un círculo, lo que impide que se acerque a nuestro cuerpo y hace que se pierda en el vacío. Es importante que esta desviación se realice con un mínimo de fuerza y que nuestro centro esté siempre a salvo. Si conseguimos esto, podremos experimentar el principio de la ligereza y "desviar una fuerza de mil kilos usando cuatro gramos".

El desarrollo técnico del empuje de manos en el estilo Wu
Todo lo que se ha explicado más arriba se enseña en el empuje de manos del estilo Wu, pero está basado en la teoría común del Tai Chi Chuan. Lo que hay de especial en este estilo es el proceso de aprendizaje paso a paso. Éste comienza con los cinco métodos de una sola mano. En los tres primeros métodos aprendemos a adherirnos y sentir con la palma de la mano, el reverso y la muñeca, y los dos últimos enseñan a mantener el contacto desde los codos. Cuando hemos aprendido a trabajar correctamente con una mano, se comienza con los métodos a dos manos. En el estilo Wu existen quince métodos de empuje a dos manos. Cada uno de ellos comprende un conjunto estándar de técnicas con las que se entrenan los trece movimientos básicos. Por ejemplo, con el primer método de empuje a dos manos practicamos paso a paso doce diferentes tipos de lü.
Estos doce métodos de lü son de gran importancia en el empuje de manos de estilo Wu, ya que contienen las bases fundamentales de la habilidad de la neutralización. Están agrupados en cuatro grupos de tres, y se introducen por orden de dificultad. El primer grupo se practica sin que haya un ataque por parte del compañero, de modo que el alumno pueda estudiar lü en su forma más pura centrándose en adquirir las habilidades de no resistir y no perder el contacto.
En el segundo grupo, el compañero ataca con an a tres alturas diferentes, alta, media y baja, y nosotros respondemos con lü. En esta fase se deben aplicar los principios que se han aprendido con el primer grupo. En el tercero, aprendemos a ocultar lü en un círculo descrito por las manos. De esta forma al compañero le resulta muy difícil reconocer lü y la posible respuesta llega demasiado tarde. El cuarto grupo enseña a responder con lü a los nueve lü anteriores. El objetivo es aprender a contraatacar con lü aunque el compañero aplique esta misma técnica.
Cuando se ha asimilado correctamente esta fase, se puede pasar al siguiente método a dos manos, en el que se introduce el movimiento básico de lie junto con algunas técnicas de agarre y luxación (chinna) y diferentes respuestas a estos agarres. En los dos métodos restantes se van introduciendo nuevas técnicas, hasta cubrir todas las posibilidades de ataque y respuesta en empuje de manos a pie fijo.
Después de aprender los quince métodos a dos manos con todas sus técnicas a pie fijo, se introduce el empuje de manos con pasos. Es primordial aprender los métodos de una y dos manos y todas las diferentes técnicas de este conjunto básico de movimientos en el orden correcto. Si se sigue este proceso paso a paso se podrá aprender todo el empuje de manos del Tai Chi Chuan estilo Wu sin pasar por alto ni enfatizar en exceso ninguna de las partes. (spiro)

Martin Bödicker es alumno directo de Ma Jiangbao y organizador de sus seminarios en Europa. Ha escrito diversos libros sobre Tai Chi Chuan y es director de la revista Taijiquan Lilun, especializada en el estilo Wu, que se publica en inglés y alemán. Asimismo dirige el Forum for Traditional Wu Tai Chi Chuan (www.wu-taichi.com).
info@wu-taichi.de


Fotos: Archivo del Forum for Traditional Wu Tai Chi Chuan.
Traducción: Guillermo Navío (guillem2@eresmas.com).
Publicado en el nº10 revista TAI CHI CHUAN,
www.taichichuan.com.es

NOTAS:
(1) Ver descripción de las Ocho Fuerzas en el Glosario.
(2) Ver Glosario.

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home